Lo que el MPL entiende por Poder Comunal


Sintéticamente, entendemos el poder comunal Comunal como la integración de la organización popular territorial, con la participación en el poder formal establecido, expresado en el Concejo Municipal. Sin embargo, la participación en este último es más que nada una herramienta utilizada para alcanzar sus objetivos, y no un fin en sí mismo. Esto porque el MPL no busca ganar más Estado, sino desde el Estado, así como al margen de él, poder alcanzar sus objetivos principales.


Para poder alcanzar estos objetivos, el MPL no tiene la pretensión de avanzar por la vía parlamentaria en las transformaciones sociales, ya que eso significaría una apuesta unidireccional ascendente en búsqueda de más poder y legitimidad del Estado actual. A lo que apunta el MPL es al fortalecimiento del poder local, en su dimensión barrial como en la instancia de poder municipal, así lo plantea un estudiante Universitario del MPL:


Yo creo que la apuesta fundamental del MPL está por la construcción de poder comunal para llegar al municipio, por tanto poder municipal, y eso me parece que es una estrategia que queda en eso, antes que otras instancia parlamentarias o políticas que estén más allá de la construcción de un poder municipal, creo que es una estrategia no sé si nueva, pero interesante en el MPL, y creo que por ahí tiene que seguir la apuesta, por el fortalecimiento de un poder municipal más que desde el Estado en cuanto a una ascensión o a una cosa más o menos dogmática y unidireccional ascendente, no ir tomando cada vez más Estado en un sentido Marxista Ortodoxo, sino tomar poder
municipal, y de ahí ver cómo vas construyendo, no un camino ascendente”.
(Ivo)


Sin embargo, de acuerdo a la visión de otro integrante del MPL, el poder municipal estrictamente hablando, ha sido un poder que no le corresponde en principio a los pobladores y/o al movimiento social, ya que en primera instancia se expresa como un poder impuesto a nivel local a través de métodos arbitrarios y dictatoriales por los grupos de poder, los que con el tiempo se han ido flexibilizando debido al retorno de la “Democracia”, así como la reorganización del Movimiento de Pobladores. Este fenómeno ha generado diversas situaciones, la primera es la reorganización de un movimiento de allegados más activo y con la esperanza recobrada, y por otro la revisión del carácter político del mismo movimiento, en tanto sus formas de lucha en relación al Estado.


Es debido en parte a esa última situación, la cual se expresa claramente con el triunfo de la concejalía popular del MPL, que se ha podido concretar el ejercicio ciudadano de los plebiscitos comunales vinculantes, en donde todos los vecinos pueden decidir a través de su voto, el futuro de la comuna. Esta experiencia fue concretada por el Movimiento Social de Peñalolén cuando el 11 de Diciembre del 2011 se realiza el plebiscito para votar a favor o en contra de la propuesta de plan regulador que respaldaba en ese entonces, el Alcalde Claudio Orrego, situación
que condensó un conjunto de variables acarreadas en el tiempo, y que estallaron con el triunfo del NO a esa propuesta. Las razones las podemos encontrar en el siguiente relato:

“Bueno, lo vamos a hablar del Movimiento porque el poder comunal institucionalmente hablando siempre ha existido desde la década del 80, acá se impuso una alcaldesa, María Angélica Cristi, que la impuso la dictadura, siempre ha existido ese poder comunal institucionalizado. Yo creo que poder comunal es la posibilidad que tenga cada organización de tener su propia programación, que reivindique o que saque adelante gestiones comunitarias. Nosotros vemos el poder comunitario, el poder comunal, nosotros logramos con una campaña gigante, con mucho esfuerzo, con mucha gente trabajando ganar un plebiscito, o rechazar un plan regulador a la medida de las inmobiliarias que había sido de la mano con el alcalde Orrego, hoy día que también continúa Carolina Leitao. Nosotros creemos que ese voto tiene que reflejarse, pero con candidaturas populares, con sus dirigencias, sobre todo las femeninas, que son las compañeras, nosotros hoy día sacamos una concejalía popular con la compañera Natalia Garrido en donde participó la población con sus reivindicaciones y con sus dirigentes, para llevar esta pelea a el concejo municipal”. (Cristóbal)


Reafirmando la necesidad de participar en el municipio, la anterior concejala del MPL Natalia Garrido, nos relata la estrecha relación que existe entre participar en el Concejo Municipal y las necesidades básicas de la población, aludiendo que el poder es necesario, pero no puede ser un fin en sí mismo:


“Es importante estar en el poder comunal por lo que conlleva en las decisiones que tomas, o sea lo que nosotros vemos como pobladores lo más cercano al poder de una municipalidad, porque nosotros no vamos a pedir la ficha de protección social a los ministerios, los litros de leche, o si van a sacarnos la basura, eso se pide en el poder comunal. Por eso creo importante que tenemos que tener una cuota de poder, no el poder por el poder, por estar ahí sentada haciendo florerito de mesa, sino que conlleve, a pesar que la cuota de poder que nosotros tenemos es mínima, en este caso Igualdad, como un concejal que no es lo mismo que mantener el antiguo concejal, porque creemos que esos cuatro mil y algo de votos, son votos nuevos, son del partido Igualdad”. (Natalia)


Complementariamente, otra pobladora nos plantea una visión comunitaria y barrial del poder comunal, visión que se sostiene sobre la base del poder popular territorial que ejercen los pobladores. En ese sentido, señala:

“cuando participas en tu propio sector, en tu barrio, en la junta de vecinos, entonces ahí es cuando tu vas creando poder comunal, cuando te vas vinculado a los temas que van pasando en la comuna, y donde tu además haces algo, te organizas y haces una acción que vaya en pos de poder trabajar por tu comuna”. ( Paula)


Desde otra visión se plantea la alternativa electoral, como una herramienta que parte experimentalmente en Peñalolén a través de la concejalía popular con Lautaro Guanca, pero que pretende expandirse en todos los territorios abordando el espacio nacional. Para alcanzar este objetivo es que se legaliza el Partido Igualdad, el cual es una herramienta que le permitirá a todos y todas las dirigentes populares ser candidatos y poner sus demandas en los espacios formales de participación.


Estos espacios formales de participación deben ser conflictuados por las demandas de los pobladores, así lo plantea esta dirigente del MPL:
“Cuando Lautaro, un poblador, un dirigente social, llega al concejo municipal a ocupar un espacio dentro de él, pero no para administrar la gestión, sino para llevar el conflicto nuestro adentro, para llevar nuestra pelea adentro, nos damos cuenta que es importante ese espacio, entonces a partir de allí claro, junto con otros hermanos de lucha y otras organizaciones, es que empezamos a levantar una herramienta política, porque nos damos cuenta de que no solamente la organización, la sola autogestión de los subsidios y eso nos va a permitir convertirnos en una alternativa de gobierno, de gobierno comunal, y de gobierno nacional, ya que tenemos vocación de poder, por eso estamos en esta lucha, no estamos solamente por una casa. Entonces ahí junto con otras organizaciones entendemos esto y decidimos legalizar una herramienta política que es el Partido Igualdad, la cual nos va a permitir repetir esa experiencia que nosotros la comenzamos acá en Peñalolén con la concejalía popular de Lautaro y lo podemos extender a todo el país, y en ese sentido logramos legalizar la herramienta, y levantar estas candidaturas populares de pobladores en todas las regiones donde el partido se legalizó, entonces el poder comunal es por una parte entrar al espacio, pero para llevar nuestra pelea, nuestra demanda, y finalmente para tomar decisiones que vayan cambiando y dando vuelta estos espacios que están dentro del Estado”. (Virginia)


Finalmente y a modo de síntesis el poder comunal comprende un doble carácter: Por un lado se refiere modos de resistencia urbana y territorial que tienden a generar procesos emancipadores, y por otro lado se refiere a la participación dentro del poder formal establecido. Sin embargo el poder comunal se expresa fundamentalmente a través de una estructura económica que es administrada por una formación de clase, que es necesario reemplazar, y las formas de hacerlo es contra el Estado, sin el Estado y desde el Estado:


El MPL lo comprende desde la noción de que los territorios sean desarrollados con dinámicas de lucha política no tan sólo de los bloques de poder, sino también como un modo de resistencia urbana y de resistencia territorial. Distintas organizaciones han articulado procesos emancipadores, es decir, el poder comunal para nosotros representa la superación de las fuerzas políticas tradicionales, de las estructuras económicas que generan dominación, que es una formación de clase, y que nosotros por supuesto la enfrentamos de forma organizada y autogestionaria, es decir, el poder comunal para nosotros es la acumulación de fuerza, y capacidades, habilidades desde el territorio para contrarrestar el poder hegemónico tradicional. El poder comunal se expresa por ejemplo, no tan solo en las estructuras de poder municipal, sino también a nivel vecinal, y la generación de estructuras organizativas de base que no respondan al Estado, es decir que están por fuera de este, nosotros creemos que la lucha contra el poder es contra el Estado, sin el Estado y desde el Estado”. (Lautaro)


El poder comunal, como se desprende de los discursos de lxs militantes, es el resultado de una férrea unión entre organización social de base, conciencia de clase, autogestión y acumulación de fuerzas para la transformación de un territorio concreto en la perspectiva de un territorio posible en que pueda desarrollarse una vida digna para todos sus habitantes, lo que implica necesariamente la organización y la participación política en las instancias en las que se administra el poder local, vale decir, los municipios.